sábado, 29 de octubre de 2016

BENITO CERENO - Herman Melville

Herman Melville (Nueva York, 1819 - 1891) a los once años se trasladó con su familia a Albany, donde estudió hasta que, por la quiebra de la empresa familiar, tuvo que ponerse a trabajar. La dificultad para encontrar un empleo estable le llevó, en 1841, a enrolarse en un ballenero. Fruto de sus experiencias en el mar fueron Typee (1846) y Omoo (1847). En 1850 publicó Moby Dick, novela considerada una de las grandes obras de la literatura universal, que escondía la metáfora del mundo y la naturaleza humana: la incesante búsqueda del absoluto que siempre se escapa y la coexistencia del bien y del mal en el hombre. Esto tras un argumento aparentemente simple: la obsesión del capitán Achab por matar a Moby Dick, la ballena blanca.

Benito Cereno publicada por entregas en 1855, es otra novela donde el autor plasma su experiencia de marinero. Se trata de un modelo de síntesis y estilo, donde Melville pinta con colores plomizos una historia que bordea el misterio y el terror: en 1799, el capitán norteamericano Amasa Delano ancló en la bahía de una isla desierta del litoral chileno. A la mañana siguiente apareció un misterioso barco, el Santo Domingo. Aquél era un barco de esclavos que la tempestad y una epidemia habían diezmado. Los marineros blancos convivían con los negros, sin provisiones y en desgobierno alarmante. Allí Delano conoció al débil y enfermizo capitán Don Benito, quien le explicó los horrores de su travesía. Equívocos y miedos, pasajes descriptivos y simbolistas, temas como el racismo y la colonización, con su estilo ágil Melville consigue atrapar al lector desde las primeras líneas. : “Benito Cereno sigue suscitando polémicas. Hay quien lo juzga la obra maestra de Melville y una de las obras maestras de la literatura.



"Hay quien lo considera un error o una serie de errores. Hay quien ha sugerido que Herman Melville se propuso la escritura de un texto deliberadamente inexplicable que fuera un símbolo cabal de este mundo, también inexplicable”.
 Jorge Luis Borges















0 comentarios:

Publicar un comentario